La recuperación y posterior traslado del arbolado histórico del hospital psiquiátrico de La Cadellada y los jardines del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) optan al Premio Internacional de Paisaje Rosa Barbá.

El galardón es uno de los más prestigiosos del mundo en su categoría y forma parte de la Bienal Internacional de Paisaje que organiza el Colegio de Arquitectos de Barcelona.

La intervención realizada en el HUCA, que compite con más de 300 proyectos procedentes de todo el mundo, presenta como una de sus singularidades la recuperación del arbolado monumental del antiguo Hospital Psiquiátrico de La Cadellada y su posterior integración en el parque urbano de 180.000 metros cuadrados de superficie.

Estos árboles, que fueron conservados en un vivero construido específicamente para ellos durante nueve años, tienen la particularidad de haber sido cuidados y moldeados durante décadas por los propios pacientes psiquiátricos de La Cadellada, lo que contribuye a la singularidad de sus formas.

La actuación paisajística llevada a cabo por la empresa pública Gestión de Infraestructuras Sanitarias del Principado de Asturias (Gispasa) destaca también por haber conseguido dotar al municipio ovetense de un gran espacio de expansión ciudadana en el que “se potencia la pradera existente al norte y se suaviza con un tapiz verde el paso de la ciudad al hospital”, explica el proyecto.

El objetivo de todo ello es conseguir “un parque urbano y sanitario, agradable para el paciente y el peatón, un lugar confortable en un entorno natural conocido”.

Este trabajo paisajístico se completa en el interior del edificio a través de los cuatro patios ajardinados que representan las cuatro estaciones del año y que incluyen, además de especies vegetales autóctonas, elementos singulares como un nido o un sofá de hierba de enormes dimensiones.

“Son jardines vernáculos, inspirados en paisajes asturianos y que están diseñados como espacios terapéuticos, relajantes, mágicos y totémicos, que permiten aliviar la tensión de la actividad del centro”, según el trabajo.

Los autores del proyecto son los arquitectos de Gispasa Miguel Crespo y Daniel Simarro, el paisajista Rafael Ovalle y el arquitecto responsable del Servicio de Obras de la Consejería de Sanidad, Jesús Menéndez.

Todos ellos diseñaron una intervención que incluye criterios de sostenibilidad, utilizando especies de césped sostenibles por su reducido consumo de agua y con una huella ecológica casi nula, que consiguen una rápida revegetación del territorio y se mantienen de forma autónoma a medio plazo.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies