Asturias

El Principado cuenta con una oferta muy extensa de simas explorables y muchas opciones para los principiantes

César  Martín

César Martín

Domingo 19 de abril de 2015

Cueva de La Huelga

  • Cueva de la Huelga
  • La espeleología es una actividad relativamente desconocida en España. No obstante, el número de aficionados a la exploración de cuevas se ha ido incrementando con el paso del tiempo. Asturias es un lugar privilegiado para la práctica de la espeleología de grandes simas, pues cuenta con el privilegiado entorno de Picos de Europa, donde están catalogadas más de 500 cavidades diferentes.

    El Oriente asturiano es uno de los principales focos para la práctica de esta actividad, ya que consta de una situación geográfica excepcional. Picos de Europa destaca en cuánto a las zonas subterráneas, donde existen más de medio millar de cavidades explorables. En el parque nacional de Picos se encuentra el máximo exponente en grutas, con cuatro de las veintitrés simas de más de 1.000 metros de profundidad que existen en el mundo. Además, en el sistema del Trave (Cabrales) se encuentra la cueva más profunda de España y la cuarta a nivel mundial (1. 589 metros). Sin embargo, la dificultad de estas zonas es de un nivel tan alto que, según el experto montañero riosellano Jorge Núñez, “Picos de Europa puede compararse con la cordillera del Himalaya para el principiante”.

    La espeleología es una ciencia cuyo objeto es la exploración y también el estudio de las cavidades subterráneas. El término, aunque haga referencia a una disciplina científica, es frecuentemente confundido con un deporte, ya que su desarrollo necesita el apoyo de ciertas técnicas deportivas. El auge en los últimos años de los deportes de riesgo como el barranquismo o el rafting ha empujado a esta modalidad a hacerse más conocida entre los aficionados a lo extremo, por lo que la popularidad de la acepción deportiva se ha disparado.

    El componente deportivo, junto a la sensación de aventura que presenta, es la principal razón del profuso interés por la exploración de entornos profundos. Este aumento del interés por la espeleología ha hecho que el aficionado cuente con la posibilidad de contratar visitas guiadas para adentrarse en algunas simas, pues la oferta de cavernas accesibles al gran público es extensa y con una graduación de dificultades adecuada. Por otro lado, estas visitas guiadas son muy importantes para garantizar la seguridad de la expedición. Jorge Núñez, un aventurero con amplia experiencia en escalada, montañismo y barranquismo, recomienda algunas cuevas con dificultad limitada cuyos escenarios son dignos de admirar:

    1. Cueva de Pando (Ribadesella): Situada a 107 metros de altitud, la cueva de Pando es una zona asequible para el aficionado común, con unos 450 metros de recorrido prácticamente horizontal. No requiere de experiencia previa, aunque es altamente recomendable acudir con guía y material adecuado. Es una gruta muy recomendada por su correcta señalización y su variedad de formaciones geológicas, tales como estalagmitas, estalactitas y columnas.
    2. Cueva de La Huelga (Cangas de Onís): Esta cavidad subterránea es una de las más famosas de la zona. Es de dificultad media, pues exige una buena condición física. Situada en Nieda, a unos tres kilómetros de la capital, esta sima está dividida en dos niveles con entrada y salida diferenciada y un río activo en su interior. En su interior alberga restos arqueológicos que hacen que una parte de la cueva esté cerrada al público. Entre los restos encontrados destacan una colección de colgantes realizada sobre dientes y huesos de animales y una flauta que constituye el más antiguo instrumento musical de la región.
    3. Cueva del Tinganón (Ribadesella): Esta oquedad se sitúa en la sierra de Escapa a una altitud aproximada de 320 metros. Se trata de una cueva de unos 700 metros de ida con un río activo en el cual habrá que meterse para continuar la travesía. Es una cueva muy llamativa por su altura, pues sus techos, de hasta 40 metros de altura, llegan a ser inalcanzables a la vista de los visitantes en la plena oscuridad de la gruta. El río puede ser un verdadero hándicap, pues en épocas de lluvias el camino puede encontrarse parcialmente anegado. La cueva del Tinganón tiene un paisaje exuberante que sirve de principal reclamo al aficionado, que tiene la oportunidad de gozar de las entrañas de la montaña.

    Debido a la cantidad ingente de simas, en su mayoría de piedra caliza, Asturias es considerada a nivel global como un paraíso para los espeleólogos, por lo que no es de extrañar que todos los veranos nos visiten las expediciones internacionales más punteras del mundo de la exploración subterránea.

     

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies